domingo, 9 de octubre de 2016

El final

Estaba tan llena de cosas que decir.
Estaba tan perdida en ti.
Pensaba que la calma llegaba contigo.
Creí que seríamos tú y yo
apostando hasta mi último sentido.
Me ahogué en tus ojos
con el destiempo.
Me ahogué en los charcos de mis manos
al taparme las lágrimas.
Al esconderme la mirada.
Al ocultar que soy yo quien te quiero.
Que eres tú quien llora por otro corazón
que no es el mío.
Y yo ilusa imaginando equivocada
que acabarías volviendo.
Que echarías de menos lo que una vez fuimos.
Un futuro que destiñó sin cimientos de mutuo acuerdo.
Una historia de pasarela.
Una tirita entre tus dedos cuando tu tristeza se hacía ruido.
Y tú, un nombre más en la lista que ya ni me recuerda.
Me quedé por un tiempo sin nada que sentir.
Como si al irte te llevaras contigo mi parte más emocional.
Pero este no es el fin.
Igual que el cielo se viste de noche y de mañana,
mi pecho deja de tener las pestañas mojadas
para empezar desde cero.